Portada principal de la Iglesia de Alhendín

Realizada por Ambrosio Vico, hacia el año 1.600. consta de dos cuerpos, el inferior con arco de medio punto y pilastras rematadas en cartelas, y el superior con hornacinas adinteladas, arranques de frontón recto, con el escudo del arzobispo Pedro de Castro, obra del escultor Diego de Aranda. En la hornacina se encuentra una Inmaculada muy repintada, de la misma época y autor. La puerta de madera con herrajes de Francisco de Aguilar se terminó en 1.609.

Debido al deterioro que acusaba la puerta principal, se procedió a sustituirla por otra de las mismas dimensiones, construida en madera de pino Suecia y realizada por el maestro y alumnos de la Escuela Taller Montevive de la localidad. Lleva unos trescientos clavos macizos de estilo mudéjar, procedentes de una puerta antigua de la Iglesia del Salvador del Albaicín  de Granada,  cedidos por ésta a la parroquia de Alhendín.

La puerta está montada sobre rodamientos, y se le han incorporado las piezas recuperables de la desmontada, como cerrojo, pestillos y aldabón derecho, habiéndole realizado el izquierdo de forma idéntica en los talleres Peyme, que lo cedieron de manera gratuita. El adorno de la chapa y los cojinetes fueron realizados en los talleres de Juan de Dios Guerrero de la localidad, en mayo de 1.999.

portada principal

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Portada lateral de la Iglesia de Alhendín

Es de piedra de cantería y presenta una estructura adintelada, de molduras rectilíneas, cantones de acanto en las esquinas y un fondo sobrepuesto con el escudo arzobispal de Pedro Guerrero flanqueado por tallas de tipo siloesco. Debe ser la portada labrada por Juan de Pontones (1.553-54), aunque la traza debió darla Maeda. Está realizada en su totalidad con piedra franca de Santa Pudia (Escúzar), que admitía más fácilmente el entallado, siendo lo normal en el Renacimiento hacer las partes bajas de piedra gris, más resistente, y el resto de piedra franca de Santa Pudia.

portada 2

 Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Los arquitectos de nuestra Iglesia

Juan de Maeda:

Arquitecto de la segunda mitad del siglo XVI, uno de los discípulos predilectos de Diego de Siloé. Se le atribuye la traza de la portada lateral de la Iglesia de Alhendín, sobre 1.553 y la primitiva de la portada de los pies, hoy desaparecida tras la ampliación de la nave central.

Ambrosio de Vico:

De origen desconocido, se remonta su presencia en Granada, aproximadamente a 1.563.

Sus intervenciones en Alhendín son muy abundantes. La rebelión de los moriscos y el paso del tiempo habían producido un gran destrozo en el templo parroquial, que poco a poco había ido siendo remediado pero con escasos medios económicos.

La primera intervención se redujo a colocar unos colgadizos sobre el altar mayor para permitir celebrar los diferentes actos litúrgicos, ya que el tejado, como lo demás, necesitaba ser reconstruido. A todo ello puso remedio Vico, dando trazas y redactando condiciones para solucionar estos problemas. La reparación de nuestra Iglesia parece que fue bastante intensa, diseñando además Vico su portada principal hacia el año 1.600.

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)