Devoción a la Inmaculada Concepción en Alhendín

Desde la toma de Granada por los Reyes Católicos, el 2 de enero de 1.492, y conforme se van erigiendo parroquias en la ciudad y pueblos de la provincia, la mayoría de ellas, encabezadas por la Santa Iglesia Catedral, son dedicadas al Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. Esto debió ocurrir también en la parroquia de Alhendín, y así se tituló la misma, hasta que nuestros antepasados sintieron crecer en ellos una profunda devoción a la Santísima Virgen María en el augusto Misterio de su Inmaculada Concepción; como consecuencia de esto se cambió la titularidad de la parroquia, pasando a denominarse de “Nuestra Señora de la Concepción”.

En aquella época, la Inmaculada Concepción de la Virgen María sólo era una piadosa creencia, defendida por el pueblo con singular vehemencia y rechazada por algunos teólogos y eruditos. La villa de Alhendín como adelantada en la defensa y devoción de la Inmaculada, la proclamó como Patrona, cambió la titularidad de su parroquia, y por acuerdo conjunto de ésta y del consejo municipal, encargó al imaginero D.Pedro de Mena y Medrano le labrase una imagen de la Inmaculada de carácter procesional y tamaño natural.

Habiéndola depositado en un convento de religiosas, solicitaron quedarse con ella alegando propiedad por la posesión, de lo cual formaron pleito que perdieron. Vino todo el lugar por ella, llevándola en procesión. Concurrió la mayor parte de Granada, con tal celebridad que fueron danzas, tarasca y gigantones, como en la fiesta del Corpus, y con disparos de artillería. Salieron todas las doncellas del lugar a recibir su imagen a la mitad del camino, desde donde fueron acompañando hasta la Iglesia de la villa de Alhendín.

Esta imagen, aunque tenga las manos juntas, no es su porte de adoración ni de beatitud, como el de otras Concepciones, da sensación de majestad y produce respeto y acatamiento.

El 26 de noviembre de 1.656, entró triunfante en Alhendín la imagen de nuestra Patrona, la Virgen Inmaculada, suceso narrado en un sencillo romance, obra sin duda de alguno de nuestros paisanos que fue testigo presencial y que es el mejor documento y casi único de este hecho memorable. El anónimo autor, lo firma como “un devoto de la Santísima Virgen” y se titula “A LA SOLEMNE TRASLACIÓN DE LA DEVOTA IMAGEN DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN A LA VILLA DE ALHENDÍN”.

Desde entonces, el amor y la devoción del pueblo a su Patrona no han menguado nunca. Aún viven personas que recuerdan cuando todo el pueblo se congregaba en la plaza a presenciar el regreso de las cuadrillas de segadores, terminada la campaña de la siega. Arrodillados a la puerta de la Iglesia ante la imagen de la Virgen, con su atuendo y sus hoces, cantaban a la Salve a su Madre Inmaculada, popularmente conocida como “Salve de los Segadores”.

En 1.956, al celebrar el III Centenario de su llegada a la Parroquia, todas las familias de Alhendín, se consagraron en un acto de amor filial bajo el manto azul de la Limpia y Pura. En muchas casas todavía se conservan los diplomas de esta Consagración, con las firmas de todos los componentes de la familia.

A través del tiempo, la Virgen siempre tuvo su Hermandad, que junto a la parroquia, se han venido ocupando de organizar y programar sus cultos, fiestas y salidas procesionales. No se puede precisar la época en que se fijó que la Virgen saliera procesionalmente, cada veinte años. Esta medida fue tomada, sin duda, para preservar y conservar la escultura, conscientes de su valía irrepetible y su belleza incomparable. Algunas veces salió de manera extraordinaria, para impetrar de Dios el don de la lluvia en tiempos de sequía u otras necesidades, siendo tradición de que siempre se ha obtenido lo solicitado. Pero el deseo y la añoranza por ver a la Virgen en la calle, fue haciendo poco a poco más frecuente la procesión de la imagen. En la actualidad sale cada cinco años, celebrándose con este motivo las llamadas “Fiestas Grandes”.

Digna de mención fue la salida extraordinaria que con motivo del Año Mariano, proclamado por el Papa Juan Pablo II, efectuó la Virgen en la mañana del 8 de diciembre de 1.987, a la que precedió en su víspera una masiva ofrenda floral. La portada de la Iglesia y la torre, fueron engalanadas con banderas y  gallardetes como en contadas ocasiones. Dos horas se necesitaron para dar la vuelta a la Plaza, único itinerario de tan singular procesión.

En la década de los sesenta la Hermandad de la Virgen prácticamente desapareció. En el año 1.989, y ante la celebración de unas nuevas Fiestas Grandes, se adoptó un acuerdo por parte del párroco y un grupo de feligreses,  de hacer un llamamiento al pueblo para volver a constituir la Hermandad de la Virgen. Desde entonces , tanto los cultos como las salidas procesionales han vuelto a recobrar su pasado esplendor.

Procesion-popular-fiestas-de-Alhendin-5 Inmaculada 1

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Imagen de la Inmaculada Concepción de Pedro de Mena

La Virgen Inmaculada Concepción es obra insigne de Pedro de Mena, realizada en 1.656 para la Iglesia parroquial de Alhendín y, es la primera obra segura enteramente del maestro. Mide 1,85 x 0,73 x 0,68 m.; está localizada en la hornacina central del retablo mayor de la Iglesia. Representada de pie, con la cabeza mirando ligeramente hacia la derecha y las manos juntas, en actitud orante, levemente giradas a la izquierda, rompiendo así la frontalidad de este tipo de imágenes. Se apoya sobre los “cuernos de la luna” casi envuelta por nubes que exhiben tres graciosos niños desnudos, uno en el frente y otro en cada costado; miden 32 x36 x32 cm.

La imagen es una escultura de bulto redondo, tallada en madera policromada. Las vestiduras se hallan estofadas sobre oro y plata, enriquecidas con decoraciones doradas en relieve. La encarnación o policromía de la piel es brillante y los ojos son de vidrio con pestañas de pelo natural.

Presenta corona metálica atornillada a la zona superior de la cabeza y encajes de hilo dorado encolados en los bordes del manto.

Inmaculada

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Celebraciones religiosas en Alhendín

Actualmente en Alhendín, además de las festividades religiosas ordenadas en la liturgia, Adviento, Pentecostés…el pueblo siguiendo la tradición de sus antepasados, mantiene entre otras la conmemoración de las siguientes celebraciones:

  • La del mártir San Sebastián, en su ermita en las Eras Altas, el 20 de enero.
  • La del Señor del Presidio, celebrada en su pequeña ermita situada en la calle Presidio, en Pascua de Pentecostés.
  • Procesión del Cristo de la Expiración y Virgen de los Dolores, el Viernes Santo.
  • Las Reverencias, tiene lugar el domingo de Resurrección, representan la aparición de Jesucristo a San Juan y a su madre, los cuales rinden homenaje a Jesucristo, por varias veces suben  y bajan la imagen, a veces con peligro de rodar por el suelo.
  • La Capilla del Santo Cristo situada en el Barrio Bajo celebra su fiesta el día 3 de mayo, día de la Cruz.
  • Festividad y procesión del Corpus Christi en el mes de junio.
  • Celebración y procesión de la imagen de la Virgen de la Aurora en el mes de agosto de cada año, excepto cada cinco, en que la imagen procesionada es la Virgen de la Inmaculada (fiestas grandes).
  • Triduo en honor de la Virgen Milagrosa en la capilla del convento, durante los días 24, 25 y 26 de noviembre, celebrándose su festividad el día 27 en la Iglesia parroquial.
  • Novenario a la Virgen Inmaculada a principios del mes de diciembre en la misma Iglesia.
  • iglesia fachada princiapal

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Himno a la Inmaculada Concepción

El Himno a la Inmaculada fue compuesto en 1956 para conmemorar el tercer centenario de la llegada de la Virgen Inmaculada a Alhendín.

Aire y Luz de nuestro cielo,
Tu eres Pura de Alhendín
de nuestro amor fuente y fin,
de nuestros llantos consuelo.
Tú eres todo nuestro anhelo
y en Ti queremos vivir,
ya que la vida en el suelo,
sin Ti no es más que morir.

Desde que, en un día de amores
que te hiciste alhendiní
nuestra vega no echa flores,
pues todas están en Ti
nuestra vega no echa flores,
pues todas están en Ti.

Que Dios bendiga el otoño de oro,
que en Ti nos trajo hermoso tesoro,
Que Dios bendiga el dulce arrebol
de aquel Noviembre,
en que el sol se hundía,
porque al llegar Tu, el ya presentía
que nos llegaba en Ti nuestro sol,
que nos llegaba en Ti nuestro sol.

Que Alhendín siempre te quiera y cante,
y no te olvide ni un solo instante,
y hasta sus muertos piensen en Ti.
Que como a un hijo a Ti siempre te amé
y en sus quebrantos Madre te llame,
pues él es tuyo y tu…de Alhendin,
pues él es tuyo y tu…de Alhendin.

La Inmaculada Concepción de Alhendín, una virgen que solo procesiona cada cinco años

¿Conoces la Iglesia parroquial?

La Iglesia parroquial de Alhendín presenta un especial interés, tanto por su estructura, con buenas y variadas armaduras, como por algunos retablos y esculturas que la adornan. La primera noticia de actividad es de 1525, en que se inician reparaciones de las partes altas de los muros y tejados, y se abren ventanas, por el albañil Juan de Toledo y los carpinteros Juan Fernández y Francisco Hernández. Parece que se trataba de renovar o terminar un templo anterior de modesta fábrica, posiblemente la antigua mezquita u otro templo muy modesto. La obra fue terminada y reconocida por el maestro mayor del arzobispado Rodrigo Hernández en 1531. Posteriormente se dieron diversas obras de ornato y complementos litúrgicos, y en 1549 se ponen azulejos y alizares, y vidrieras en las ventanas por Arnao de Vergara. Además, se labran unas portadas de cantería por las cuales se pagaba a Juan de Maeda y Juan de Pontones en 1553-1554.

De ellas actualmente sólo se conserva la realizada por Pontones, que es la lateral, con el escudo del arzobispo Guerrero; la de Maeda sería sustituida por otra posterior trazada por Vico.

En los años siguientes fue enriqueciéndose el templo con retablos, orfebrería, bordados, etc…según se desprende de los inventarios realizados en los años 1555 y 1564. De entre ellos destacamos “un retablo grande nuevo pintado de imaginería” citado en 1555, además de otro con un Santo Sepulcro y otro de pintura con la Salutación. En 1563 se completaría el retablo mayor con una custodia ciborio hecha en madera por Baltasar de Arce.

La rebelión morisca interrumpió el proceso de reconstrucción y destruyó parte de lo realizado, de tal modo que sólo la torre quedó intacta. La población morisca de Alhendín era muy numerosa como lo demuestra el claro descenso experimentado en los nacimientos, que pasaron a la mitad después de la expulsión. Además consta en las visitas realizadas en distintos años que se les predicaba mediante un intérprete y en 1568 se le prohibía que las oraciones se hicieran en otro idioma que no fuera el castellano.

En la actualidad podemos disfrutar de esta iglesia de estilo mudéjar, de su retablo barroco del s.XVIII, y de la talla de la titular de la parroquia y patrona de Alhendín, la Virgen de la Inmaculada, obra esculpida por Pedro de Mena.

 iglesia fachada princiapal

Nuestra patrona

La Inmaculada Concepción es patrona de Alhendín desde el año 1656, cuando llegó al pueblo el 26 de Noviembre en solemne traslado desde la ciudad de Granada donde fue tallada por D. Pedro de Mena, en aquellos años un destacado discípulo ya de D. Alonso Cano, constituyendo esta imagen quizás su primera obra importante y sin duda una de sus obras maestras.

Aunque todavía conserva la impronta y la escuela dejada por Alonso Cano desde que talló su conocida Inmaculada de la catedral de Granada, Mena da una impronta y una majestuosidad a esta escultura que cuando se contempla de cerca su gran belleza y serenidad inspiran una gran devoción ante la misma.

Se encuentra en el camarín barroco que en el altar mayor posee la iglesia parroquial de Alhendín consagrada a Ella, y tras el imponente retablo que también se construyó tras su llegada, inspirado en esta imagen y en la Virgen María, con San Joaquín y Santa Ana.

Para proteger su conservación se decide procesionarla en períodos largos de tiempo, llegando incluso a procesionar cada 20 años y posteriormente cada 12.

Tras un paréntesis debido a la Guerra Civil y la posguerra, se procesiona en 1942 y 1948, fecha en la que se le impone la coronación litúrgica de manos del Arzobispo de Granada. La corona es obra de Miguel Moreno y es con la que actualmente procesiona.

En 1956 con motivo de su 300 aniversario se consagró el pueblo de Alhendín a Ella, y se compuso su himno, siendo la música de D. Rogelio Gil García y la letra del por entonces párroco de Alhendín.

Se estableció su salida cada 5 años, haciéndolo en 1974, 1979, 1984, 1989, 1994, 1999, 2004 ,2009 y 2014. Saliendo el tercer Domingo en solemne procesión por las calles de Alhendín, y el lunes por la mañana por la Plaza de España para gozo y disfrute de los feligreses de Alhendín.

Ha sido intervenida en tres ocasiones, a finales del S. XVIII cuando se le repolicromó todo el cuerpo,  en  la década de los años 20 por Navas Parejo, quien repintó el manto en azul oscuro y restauró la cabeza y desperfectos, y en 1998 por Bárbara Hasbach, que hizo una limpieza entera y recuperó el color del manto antes de la intervención de Navas Parejo, así como algunas zonas de policromía dañada por el paso del tiempo o por intervenciones. Navas Parejo realizó una copia de la misma que se encuentra en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Gran Vía, en el altar mayor, y fue un encargo de los Jesuitas.

Posee hermandad propia desde los pasados años 90, de la que es hermano mayor honorario el Mando Aéreo de la Base Militar de Armilla-Alhendín.

Tan solo ha salido en dos ocasiones extraordinariamente, en 1956 por su 300 aniversario y en los años 80  con motivo del Año Mariano. También visitó el famoso encuentro mariano que tuvo lugar en Granada en los Jardines del Triunfo, donde fue llevada en camión hasta el paseo del Salón y desde ahí trasladada en andas hasta el triunfo, pasando por la puerta de la Basílica de las Angustias y la Basílica de San Juan de Dios.

Anualmente se celebran cultos en su honor todos los años el 26 de Noviembre, y novenas hasta el 8 de Diciembre, que se celebra la función principal y es una de las fiestas mas importantes en la localidad, aunque exclusivamente religiosas.

El año próximo, en 2019 SE VUELVEN A CELEBRAR LAS “FIESTAS GRANDES” y volverá a procesionar la Inmaculada el tercer domingo de Agosto. Se realizarán cultos extraordinarios y se bajará la Virgen desde el camarín hasta la Iglesia para ser contemplada de cerca.

Inmaculada 1

Fuente: pasion.mforos.com

Nuestras fiestas

Las fiestas puntuales a celebrar en el municipio son:

  • Festividad de la Candelaria: 2 de febrero.
  • Día de San Marcos: 25 de Abril. Es típico reunirse con la familia y los amigos para “cascar el huevo”, hornazos o macarrones de pan de aceite, elaborados especialmente para este día.
  • Festividad de San José, patrón de Alhendín: 19 de marzo. Misa y procesión de la imagen del Santo.
  • Domingo de Pascua: Antes de la misa de la mañana de Pascua procesionan en las tradicionales”Reverencias” las imágenes de San Juan, la Virgen de los Dolores vestida de blanco, el Sepulcro vacío y la imagen del Resucitado.
  • Festividad del Corpus Christi: Mayo o Junio. Procesión del Santísimo, recorriendo la estación, adornada con preciosos altares.
  • Fiestas patronales : Tercera semana del mes de agosto. Procesiona la imagen de la Virgen de la Aurora, excepto cuando son las Fiestas Grandes, que es cada cinco años, sale en procesión la Inmaculada Concepción.
  • Festividad de la Inmaculada, Patrona de Alhendín: 8 de diciembre.

11

Procesion-popular-fiestas-de-Alhendin-5

No puedes perderte nuestras festividades.

Te animamos a venir, participar y disfrutar de ellas y que nos cuentes 🙂