Devoción a la Inmaculada Concepción en Alhendín

Desde la toma de Granada por los Reyes Católicos, el 2 de enero de 1.492, y conforme se van erigiendo parroquias en la ciudad y pueblos de la provincia, la mayoría de ellas, encabezadas por la Santa Iglesia Catedral, son dedicadas al Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. Esto debió ocurrir también en la parroquia de Alhendín, y así se tituló la misma, hasta que nuestros antepasados sintieron crecer en ellos una profunda devoción a la Santísima Virgen María en el augusto Misterio de su Inmaculada Concepción; como consecuencia de esto se cambió la titularidad de la parroquia, pasando a denominarse de “Nuestra Señora de la Concepción”.

En aquella época, la Inmaculada Concepción de la Virgen María sólo era una piadosa creencia, defendida por el pueblo con singular vehemencia y rechazada por algunos teólogos y eruditos. La villa de Alhendín como adelantada en la defensa y devoción de la Inmaculada, la proclamó como Patrona, cambió la titularidad de su parroquia, y por acuerdo conjunto de ésta y del consejo municipal, encargó al imaginero D.Pedro de Mena y Medrano le labrase una imagen de la Inmaculada de carácter procesional y tamaño natural.

Habiéndola depositado en un convento de religiosas, solicitaron quedarse con ella alegando propiedad por la posesión, de lo cual formaron pleito que perdieron. Vino todo el lugar por ella, llevándola en procesión. Concurrió la mayor parte de Granada, con tal celebridad que fueron danzas, tarasca y gigantones, como en la fiesta del Corpus, y con disparos de artillería. Salieron todas las doncellas del lugar a recibir su imagen a la mitad del camino, desde donde fueron acompañando hasta la Iglesia de la villa de Alhendín.

Esta imagen, aunque tenga las manos juntas, no es su porte de adoración ni de beatitud, como el de otras Concepciones, da sensación de majestad y produce respeto y acatamiento.

El 26 de noviembre de 1.656, entró triunfante en Alhendín la imagen de nuestra Patrona, la Virgen Inmaculada, suceso narrado en un sencillo romance, obra sin duda de alguno de nuestros paisanos que fue testigo presencial y que es el mejor documento y casi único de este hecho memorable. El anónimo autor, lo firma como “un devoto de la Santísima Virgen” y se titula “A LA SOLEMNE TRASLACIÓN DE LA DEVOTA IMAGEN DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN A LA VILLA DE ALHENDÍN”.

Desde entonces, el amor y la devoción del pueblo a su Patrona no han menguado nunca. Aún viven personas que recuerdan cuando todo el pueblo se congregaba en la plaza a presenciar el regreso de las cuadrillas de segadores, terminada la campaña de la siega. Arrodillados a la puerta de la Iglesia ante la imagen de la Virgen, con su atuendo y sus hoces, cantaban a la Salve a su Madre Inmaculada, popularmente conocida como “Salve de los Segadores”.

En 1.956, al celebrar el III Centenario de su llegada a la Parroquia, todas las familias de Alhendín, se consagraron en un acto de amor filial bajo el manto azul de la Limpia y Pura. En muchas casas todavía se conservan los diplomas de esta Consagración, con las firmas de todos los componentes de la familia.

A través del tiempo, la Virgen siempre tuvo su Hermandad, que junto a la parroquia, se han venido ocupando de organizar y programar sus cultos, fiestas y salidas procesionales. No se puede precisar la época en que se fijó que la Virgen saliera procesionalmente, cada veinte años. Esta medida fue tomada, sin duda, para preservar y conservar la escultura, conscientes de su valía irrepetible y su belleza incomparable. Algunas veces salió de manera extraordinaria, para impetrar de Dios el don de la lluvia en tiempos de sequía u otras necesidades, siendo tradición de que siempre se ha obtenido lo solicitado. Pero el deseo y la añoranza por ver a la Virgen en la calle, fue haciendo poco a poco más frecuente la procesión de la imagen. En la actualidad sale cada cinco años, celebrándose con este motivo las llamadas “Fiestas Grandes”.

Digna de mención fue la salida extraordinaria que con motivo del Año Mariano, proclamado por el Papa Juan Pablo II, efectuó la Virgen en la mañana del 8 de diciembre de 1.987, a la que precedió en su víspera una masiva ofrenda floral. La portada de la Iglesia y la torre, fueron engalanadas con banderas y  gallardetes como en contadas ocasiones. Dos horas se necesitaron para dar la vuelta a la Plaza, único itinerario de tan singular procesión.

En la década de los sesenta la Hermandad de la Virgen prácticamente desapareció. En el año 1.989, y ante la celebración de unas nuevas Fiestas Grandes, se adoptó un acuerdo por parte del párroco y un grupo de feligreses,  de hacer un llamamiento al pueblo para volver a constituir la Hermandad de la Virgen. Desde entonces , tanto los cultos como las salidas procesionales han vuelto a recobrar su pasado esplendor.

Procesion-popular-fiestas-de-Alhendin-5 Inmaculada 1

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Los arquitectos de nuestra Iglesia

Juan de Maeda:

Arquitecto de la segunda mitad del siglo XVI, uno de los discípulos predilectos de Diego de Siloé. Se le atribuye la traza de la portada lateral de la Iglesia de Alhendín, sobre 1.553 y la primitiva de la portada de los pies, hoy desaparecida tras la ampliación de la nave central.

Ambrosio de Vico:

De origen desconocido, se remonta su presencia en Granada, aproximadamente a 1.563.

Sus intervenciones en Alhendín son muy abundantes. La rebelión de los moriscos y el paso del tiempo habían producido un gran destrozo en el templo parroquial, que poco a poco había ido siendo remediado pero con escasos medios económicos.

La primera intervención se redujo a colocar unos colgadizos sobre el altar mayor para permitir celebrar los diferentes actos litúrgicos, ya que el tejado, como lo demás, necesitaba ser reconstruido. A todo ello puso remedio Vico, dando trazas y redactando condiciones para solucionar estos problemas. La reparación de nuestra Iglesia parece que fue bastante intensa, diseñando además Vico su portada principal hacia el año 1.600.

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Orfebrería de la Iglesia de Alhendín

En la actualidad la parroquia posee una serie de obras de orfebrería que hoy se encuentran expuestas en una urna-vitrina, dotada de sus correspondientes medidas de seguridad.No podemos decir que destaquen por su valor económico, pero forman parte del patrimonio artístico y religioso de nuestro pueblo. Debemos respetarlas y ayudar como a cualquier elemento histórico-artístico a su mantenimiento y conservación. De entre todas destacamos las siguientes:

  • Cruz Alzada, autor anónimo, del siglo XVII, de estilo renacentista con el Cristo sobredorado. La vara que lo sustenta es actual, de alpaca plateada del Taller Sevillano de Manuel de los Ríos.
  • Custodia de estilo neoclásico de finales del siglo XVIII, el pie está compuesto por un ángel de cuya cabeza sale una nube que despide una ráfaga de rayos sobredorados.

117

  • Cáliz de estilo renacentista del siglo XVII, en plata sobredorada decorada con esmaltes.
  • Cáliz de transición del Barroco al Neoclásico, siglo XVIII.
  • Cuatro cálices de plata del siglo XIX, principios del siglo XX.
  • Copón de plata de transición del Barroco al Neoclásico, cuya tapa posee una labrada crestería,del  siglo XVIII.

119

  • Dos copones de plata del siglo XIX.
  • Juego de vinajeras de plata del siglo XVIII.
  • Juego de vinajeras neoclásicas del siglo XIX.
  • Portaviático en plata sobredorada, rematada por corona real del siglo XVIII.
  • Corona de la Inmaculada de plata de ley sobredorada con ráfagas y estrellas, obra de D. Miguel Moreno Grados, 1948.
  • Ráfaga de rayos de la Inmaculada, compuesta por nubes de plata en su color, de las que salen los rayos sobredorados, del siglo XVIII, con el contraste del platero granadino Campos.
  • Corona de la Virgen de los Dolores del siglo XVIII, en plata de ley con motivos de recalla.
  • Corona de la Virgen de los Dolores de alpaca sobredorada, con ráfagas de rayos, obra del orfebre sevillano Manuel de los Ríos, 1.990.
  • Corona y cetro de Ntra. Sra.de Consolación, en plata de ley de estilo Neoclásico, donada por D. Nicolás Fernández Ramírez a principios de siglo.

122

  • Corona de la Virgen del Rosario, del siglo XVII en plata de ley de estilo Renacentista.
  • Seis candelabros de alpaca plateada de estilo plateresco, y 90 cm de altura realizados por el orfebre sevillano Manuel de los Ríos, en 1.995.
  • Dos Portapaces de plata de estilo plateresco, del siglo XVII, uno con la imagen de la Inmaculada y otro con la del Resucitado.

115

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José molina Valero)

Sacristía de la Iglesia de Alhendín

Es un espacio muy proporcionado, comunicado con la Iglesia a través de la puerta situada en el costado izquierdo del presbiterio. El techo es de vigas y encuadres de madera; su mobiliario está formado por unas cajoneras del siglo XVIII, sobre las que cuelga un espejo sobredorado de coronación y un crucifijo anónimo, del siglo XVI, con brazos articulados sobre fondo de raso rojo, bajo un dosel con cornisa sobredorada, y el mismo raso del que penden borlos; a ambos lados unas cornucopias y las sacras sobredoradas, labradas al mismo tiempo que la baranda del presbiterio (1.954), en los ángulos de sus paredes, unas repisas sostienen un par de ánforas plateadas. Ocupa el centro de la misma una mesa con trablero de mármol sostenido por un pie del mismo material. Se completa el mobiliario con una mesa rinconera, jarra de lavabo y zofaina de porcelana; un armario de madera reciente guarda las ropas y ornamentos litúrgicos y una pequeña vitrina con algunos objetos para el servicio del culto. De sus paredes cuelgan los siguientes cuadros: Santa Gertrudis, Sagrada Familia, San José, Inmaculada y San Luis de Francia.

sacristia

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

El Coro de la Iglesia de Alhendín

Se encuentra situado encima del cancel de la puerta de entrada; tiene forma rectangular , asentado sobre tres arcos escarzanos y sostenido por dos columnas metálicas de hierro de fundición. Se ha podido constatar durante la realización de trabajos diversos de albañilería en la Iglesia, que estos pilares eran un recubrimiento de ladrillos sobre las columnas.

Se construyó para sustituir la pequeña tribuna que se conserva en el lado izquierdo de la nave central; debajo del coro se halla el cancel de la puerta de entrada, o contrapuerta de madera en cuarterones con dos hojas de frente y dos laterales, siendo su función evitar corrientes de aire y amortiguar ruidos.

coro2

 Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Altar Mayor de la Iglesia de Alhendín

El antiguo altar mayor situado en el presbiterio,estaba adosado a la parte central del retablo principal, cuyo frontal de jaspe rosado decorado con diversos motivos sirve hoy de base a la parte central de dicho retablo. Anteriormente este frontal de jaspe se hallaba cubierto por otro de madera tallada y sobredorada, que se construyó sobre 1.960 y que se vestía, con randas intercambiables de rasos y sedas bordados de diferentes colores, según los tiempos litúrgicos.

A raíz del Concilio Vaticano II, y para su adaptación a la nueva liturgia conciliar, se construyó un nuevo altar separado de la base del retablo para poder oficiar la misa de cara al pueblo. Este altar, está formado por cuatro columnas en forma de estípites, talladas y sobredoradas, al estilo de las existentes en el retablo mayor, siendo obra del tallista granadino Sr. Cuerva Molina, quien lo realizó en el año 1.968.

20150420_110624

Fuente: La Iglesia de Alhendín (José Molina Valero)

Fechas significativas para nuestra iglesia

1492 Es tomada esta villa por los Reyes Católicos junto con Granada.
1501 Se erige la parroquia en la antigua mezquita.
1509 Pinta el retablo para la capilla mayor Juan Castro.
1538 Comienzan los primeros registros en el Archivo Parroquial.
1540 Dª. Teresa Enríquez regala a la Iglesia dos custodias pequeñas de plata.
1553 Se labra la puerta lateral.
1553 Juan Malabarca, fabrica una nueva campana.
1555 Un rayo produce desperfectos en la torre y ocasiona la muerte al beneficiado Diego Martínez.
1555 Visita del doctor de Toro.
1558 Visita Pastoral de D. Pedro Guerrero.
1565 Visita del Doctor Diego de la Madrid.
1573 D. Pedro Guerrero visita la Iglesia.
1576 Muere el Arzobispo D. Pedro Guerrero.
1582 Visita pastoral del Arzobispo D. Juan Méndez de Salvatierra.
1588 Visita la parroquia el Doctor D. Francisco Aguilar de Terrones.
1591 Visita pastoral de D. Pedro de Castro y acabado de la Iglesia.
1595 Se sustituyen las pinturas por imágenes de talla.
1600 Se construye la portada principal.
1609 Se termina la puerta principal de madera.
1622 Ante la gran tempestad, los vecinos hacen voto de guardar y festejar el día de Ntra. Señora de las Nieves.
1656 Entrada solemne de la Virgen de la Concepción de esta Villa.
1688 Pleito de los beneficiados con el alcalde por quebranto de ordenanzas municipales.
1690 Se bautiza solemnemente a un negro de Angola.
1701 Se pone el cuadro de las ánimas benditas.
1714 D. Sebastián Miñarro deja 100 ducados para terminar de dorar el retablo.
1720 Se termina de dorar el retablo.
1724 El bautizado en Alhendín D. Joseph Altamirano Carvajal, hijo del marqués.
1752 Se hace un catastro de todos los bienes por el ministro de la Ensenada.
1768 Se construye la ermita del Santo Cristo.
1777 Se hace concesión de aceite para siete lámparas encendidas permanentemente en la Iglesia.
1782 Se consagra el cementerio viejo junto a la Iglesia.
1800 Se construye la ermita de S. Sebastián.
1801 Se monta el primer reloj en la torre.
1804 Cae la torre por un terremoto.
1804 Se levanta la capilla del Sagrado Corazón.
1806 Se encarga la imagen de S. Miguel Arcángel.
1811 Roban los franceses toda la plata y joyas de la Iglesia.
1853 Se reconstruye la torre.
1858 Se hace la capilla de S. José.
1860 Solemne Te Deum con autoridades y todo el pueblo para dar gracias por la poca incidencia de la peste en nuestro pueblo.
1891 D. Francisco Jiménez Bocanegra regala la solería de mármol del templo.
1904 El veitiséis de marzo se dedica y consagra el cementerio nuevo.
1904 Se entierra el último cadáver en el cementerio viejo.
1908 Se monta el actual reloj.
1911 Se realiza la imagen del Sagrado Corazón de Jesús.
1922 Masivas rogativas para pedir el fin de la sequía.
1928 Se hace la capilla de la Virgen del Carmen.
1942 Visita de la Virgen de Fátima.
1952 Coronación piadosa de la Virgen de la Concepción.
Entre 1954 – 1960 Una baranda, tallada y dorada para el presbiterio (Familia Ruíz Serrano).Unas escalinatas de mármol para el altar Mayor (Sra. Concepción Castilla).Una capilla-sagrario (Rvdo. D. Enrique López Morcillo).Un altar para la Virgen de Fátima (Dª. Feliciana Valencia Almazán).

Dos tallas doradas para las puertas del Camarín (Srta. Concepción Castilla).

Una verja de hierro y bronce para el mismo (Srta. Concepción Castilla).

Restauración del camarín (Srta. Concepción Castilla).

Cuatro cristaleras artísticas para el mismo (Srta. Concepción Castilla).

1976 Se le confecciona un nuevo vestido y manto a la Virgen de los Dolores.
1990 Se restaura la Virgen de los Dolores.
1992 Se restaura el camarín a expensas de Dª. Expiración Sánchez y esposo D. José Ariza.
1996 Se construye el armario-vitrina donde se guardan y exponen los objetos de orfebrería.
1998 Restauración y limpieza de la imagen de la Inmaculada.
1999 Se termina de ordenar y clasificar el archivo por D. José Fontana Puente.
1999 Se restaura la fachada principal, sustituyendo la puerta antigua por otra nueva. Se restaura el tejado y fachadas laterales del camarín.

Fuente: La Iglesia en Alhendín, José Molina Valero

iglesia fachada princiapal

¿Conoces la Iglesia parroquial?

La Iglesia parroquial de Alhendín presenta un especial interés, tanto por su estructura, con buenas y variadas armaduras, como por algunos retablos y esculturas que la adornan. La primera noticia de actividad es de 1525, en que se inician reparaciones de las partes altas de los muros y tejados, y se abren ventanas, por el albañil Juan de Toledo y los carpinteros Juan Fernández y Francisco Hernández. Parece que se trataba de renovar o terminar un templo anterior de modesta fábrica, posiblemente la antigua mezquita u otro templo muy modesto. La obra fue terminada y reconocida por el maestro mayor del arzobispado Rodrigo Hernández en 1531. Posteriormente se dieron diversas obras de ornato y complementos litúrgicos, y en 1549 se ponen azulejos y alizares, y vidrieras en las ventanas por Arnao de Vergara. Además, se labran unas portadas de cantería por las cuales se pagaba a Juan de Maeda y Juan de Pontones en 1553-1554.

De ellas actualmente sólo se conserva la realizada por Pontones, que es la lateral, con el escudo del arzobispo Guerrero; la de Maeda sería sustituida por otra posterior trazada por Vico.

En los años siguientes fue enriqueciéndose el templo con retablos, orfebrería, bordados, etc…según se desprende de los inventarios realizados en los años 1555 y 1564. De entre ellos destacamos “un retablo grande nuevo pintado de imaginería” citado en 1555, además de otro con un Santo Sepulcro y otro de pintura con la Salutación. En 1563 se completaría el retablo mayor con una custodia ciborio hecha en madera por Baltasar de Arce.

La rebelión morisca interrumpió el proceso de reconstrucción y destruyó parte de lo realizado, de tal modo que sólo la torre quedó intacta. La población morisca de Alhendín era muy numerosa como lo demuestra el claro descenso experimentado en los nacimientos, que pasaron a la mitad después de la expulsión. Además consta en las visitas realizadas en distintos años que se les predicaba mediante un intérprete y en 1568 se le prohibía que las oraciones se hicieran en otro idioma que no fuera el castellano.

En la actualidad podemos disfrutar de esta iglesia de estilo mudéjar, de su retablo barroco del s.XVIII, y de la talla de la titular de la parroquia y patrona de Alhendín, la Virgen de la Inmaculada, obra esculpida por Pedro de Mena.

 iglesia fachada princiapal